Literatura

Empiezo a escribir y no paro. Ni lo pienso ni lo espero. Sólo escribo.

Tampoco sé a dónde voy ni cuándo he de llegar, porque son ellos quienes me guían.

Mágico es su mundo que abre las puertas de los sueños, navega por mares infinitos. Ama sin medida y con locura. Cae y se levanta.

Nada es lo que parece y lo imposible se hace real y perfecto. Porque el corazón siempre escribe el mejor guion.

Porque existen historias que necesitan ser contadas. Por eso golpean con fuerza hasta llegar a mis dedos. A esas diminutas y humildes letras, que conscientes de su pequeñez se alían para formar ese poema, ese capítulo. Ese libro que siempre es para ti.

«Porque un escritor sin lector,
es una guitarra sin cuerdas,
Una rosa sin olor.»